martes, 7 de agosto de 2007










Joan Miró nació en Barcelona el 20 de Abril de 1893.
Siguiendo los deseos de su padre estudió en la Escuela de Comercio de Barcelona
y asistió a las clases de la Escuela de Bellas Artes.
A pesar de su afinidad creativa al Surrealismo, nunca estuvo plenamente integrado en el grupo. Sus obras son extraídas del subconsciente con mucha fantasía. Miró quería hacer una mezcla de arte y poesía, creando así un arte nuevo.







Sus primeras obras, entre 1915 y 1918, están influidas por Cézanne, Van Gogh, el brillante
colorido fauvista y las formas fragmentadas del Cubiso. En ellas, muestra ya su gusto por las figuras y personajes relacionados con el mundo rural de sus veranos en Mont-roig.














La Masía: pintada en 1922,
evidencia la transición al surrealismo.
Presenta la granja de su familia.
Cada motivo ha sido pintado con el deseo
de mostrar sus partes más importantes

















Naturaleza muerta con zapatos viejos: realizada para
el Pabellón español, reproduce la sensación de angustia, de dolor
y de pánico que se estaba viviendo en España.





El carnaval del arlequín: Es un ejemplo del lenguaje
característico de Miró. Son formas abstractas que
sufren un proceso de metamorfosis, que se alejan del
referente del que partieron, la naturaleza.


videos.